Evolución de las transmisiones deportivas radiofónicas

El director del curso, Francisco Ortiz Remacha, como presentador de diversos programas deportivos en Aragón Radio y con años de experiencia, ha expuesto el desarrollo el medio radiofónico en la comunicación deportiva a lo largo de la historia en la primera ponencia de la segunda jornada del curso de periodismo deportivo de Daroca.

La primera transmisión tuvo lugar el 14 de septiembre de 1923, con un combate de boxeo entre Luís Ángel Firpo y Jack Dempsey. En España, aunque la datación no es oficial, se cree que el primer momento radiofónico deportivo tuvo lugar en Zaragoza en 1927.

Aquellas primeras transmisiones eran muy diferentes a las actuales, como ha explicado Ortiz Remacha. La descripción de la realidad primaba en los profesionales de la comunicación durante las décadas posteriores.

Uno de los principales cambio, según Ortiz Remacha, tuvo lugar en los años 50. Con la presencia de locutores como Matías Prats llegó la emoción al fútbol y se empezaron a narrar los goles con pasión. Una pasión por la que en palabras del director del curso “no te puedes dejar arrastrar”. Siempre hay que “aportar detalles y fotografías permanentes al oyente” de lo que sucede.

Las transmisiones deportivas radiofónicas se popularizaron en los años 60, cuando todavía la televisión no tenía la difusión de la actualidad. Una de las mayores innovaciones se dio en la década de los 70, con el aumento de los espacios deportivos en la programación nocturna y de fines de semana, como Hora 25 Deportiva de la Cadena SER con José María García.

A partir de los años 80 las transmisiones se comienzan a parecer a como son en la actualidad. Sin embargo, el Siglo XXI ha conllevado una serie de cambios en las narraciones deportivas. Los principales son la mejora de la calidad de sonido, el uso de las redes sociales y la interacción con el oyente. Además, el debate ha sustituido a la descripción como eje motor de las transmisiones deportivas.

Como colofón, las palabras de Ortiz Remacha sirven como un buen resumen de lo que es fundamental en las narraciones deportivas: “la emoción que se pone en lo que se cuenta es lo más importante, en 1923 y en 2012”.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s